Balance del programa de Economía Baja en Carbono.

La Diputación de Jaén ha ejecutado 214 actuaciones desde el año 2019 para mejorar la eficiencia energética en 89 municipios de la provincia menores de 20.000 habitantes.

El presidente de la Administración provincial, Francisco Reyes, ha hecho este miércoles balance del programa de Economía Baja en Carbono, una iniciativa cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), la Diputación y los ayuntamientos, que ha supuesto una inversión total de 22,2 millones de euros.

«Con la realización de este programa, cuyos fondos fueron concedidos por el Ministerio de Transición Ecológica, desde 2019 hemos podido ejecutar más de 200 actuaciones que ya están finalizadas y que han permitido mejorar la eficiencia energética en nuestros municipios, reducir la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera y ahorrar en la factura eléctrica que pagan los ayuntamientos», ha afirmado.

Entre los proyectos que se han llevado a cabo en el marco de este programa –financiado al 80 por ciento con fondos Feder, al 13,3 por ciento por la Diputación y el 6,7 por ciento restante por los ayuntamientos beneficiarios– destaca la renovación del alumbrado, la iluminación y la señalización exterior de 77 localidades, lo que ha supuesto una inversión cercana a los 13 millones.

Además, se han acometido mejoras en la eficiencia energética de edificios municipales de una docena de poblaciones; se han instalado calderas de biomasa para generar energía térmica en otras 37 localidades; se han colocado bombas de calor en cuatro o se han instalado paneles solares fotovoltaicos en otros cinco municipios.

«Con todas estas actuaciones se ha conseguido reducir en más de un 60 por ciento el consumo energético de las instalaciones afectadas, se ha producido un ahorro económico de más de un 50 por ciento en la facturación eléctrica y se ha disminuido también, como es lógico, la emisión de gases perjudiciales para el medio ambiente, en concreto más de 9.800 toneladas de CO2 al año», ha dicho Reyes.

Junto a estos proyectos llevados a cabo desde el área de Agricultura, Ganadería, Medio Ambiente y Cambio Climático, también se han ejecutado otros desde el área de Servicios Municipales centrados en la sustitución de la mayoría de los equipos electromecánicos existentes por otros de mayor eficiencia.

Igualmente, se han instalado paneles fotovoltaicos en más de 30 estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) de 28 municipios de las comarcas de Sierra Mágina, Sierra de Segura y la Sierra de Cazorla, con una inversión total que supera los 2,6 millones de euros.

«Este programa es un claro ejemplo de la importancia y de la utilidad que tienen los fondos europeos, de la relevancia y de la incidencia sobre nuestro territorio. En este caso concreto, para avanzar en cuestiones que cada día son más prioritarias, como la transición digital o la ecológica», ha afirmado.

En este sentido, Reyes ha añadido que este programa de Economía Baja en Carbono «es una muestra inequívoca de la capacidad de las diputaciones provinciales a la hora de gestionar estos fondos, de cofinanciar, de anticiparse y de ejecutar estos planes».