La réplica del Tesoro Visigodo de Torredonjimeno añade dos cruces de gran valor. Por un lado, la del Museo Pushkin de Moscú y, por otro, una procedente del Museo de Arqueología de Cataluña, la cual está fragmentada. Es posible gracias al trabajo del orfebre sevillano Juan José Marmolejo, experto en la materia que ha posibilitado dos reconstrucciones de calidad.

Manuel Anguita, alcalde de Torredonjimeno, califica de hecho «importante y singular» la evolución patrimonial que está protagonizado el Tesoro Visigodo. «Ahora podremos verlo en su contexto con estas dos nuevas cruces a partir del trabajo de composición de Juan José Marmolejo. Ha logrado sorprendernos», ha dicho.

Juan José Tudela, concejal de Turismo, entiende que es un «día grande» para el municipio: «Y no sólo por el valor artístico de las cruces, sino por el valor sentimental que tiene para Torredonjimeno». El edil ha recordado la historia de la cruz de Moscú, cuando en 1936 fue vendida por un orfebre de Córdoba a un diplomático alemán, que quedó prendado. Al término de la II Guerra Mundial, los soviéticos se llevaron la cruz y llegó al Museo de Moscú. «Ahora vuelve a estar en su lugar legítimo, de nacimiento», ha indicado.

Las dos reproducciones no son de oro, sino que son réplicas. «La más importante y la que más conservada está es la de Moscú, que fue descubierta el año 2006 ó 2007», ha expresado Marmolejo. «Es importante que sigamos desarrollando las intenciones del Ayuntamiento de Torredonjimeno con el Tesoro Visigodo», ha concluido.