La Indicación Geográfica Protegida (IGP) Aceite de Jaén ha realizado un balance «muy positivo» de su primer año de funcionamiento en el que ha comenzado con la certificación de sus primeros aceites y sus responsables se han mostrado confiados en «seguir creciendo» a lo largo de 2022.

En la actualidad, según se ha informado desde la propia IGP, se ha logrado «un importante aumento de los inscritos, que suman 49» y «ha conseguido la confianza de almazaras y cooperativas con mucho peso en el sector oleícola jiennense».

«Estamos convencidos de que se unirán muchas más entidades en 2022, ya que los inscritos actuales están satisfechos con los primeros pasos que estamos dando en la IGP», ha afirmado Miguel Soto, secretario general de Aceite de Jaén.

Los objetivos de la IGP Aceite de Jaén para este año son evaluar la actual campaña oleícola para mejorar los procedimientos en el seno de Certióleo, continuar con la labor de difusión de la propia IGP, ayudar a los inscritos a conseguir aceites susceptibles de ser calificados y llevar a cabo «una intensa campaña de promoción» de los AOVE certificados por este paraguas de calidad.

El proyecto también ha avanzado a nivel institucional con la constitución de su consejo regulador el pasado 5 de noviembre y la elección de Manuel Parras como presidente y Pedro Melgarejo como vicepresidente. Tras llevar a cabo un proceso electoral se han elegido también a los 12 vocales que van a dirigir la entidad durante los próximos cuatro años.

La IGP ha participado por primera vez en Expoliva, celebrada de forma extraordinaria en septiembre, y en la Fiesta del Primer Aceite de Jaén en Pamplona y Baeza, donde llevó a cabo la primera cata con sus aceites certificados. La entidad también ha llevado su actividad promocional al Salón de Gourmets de Madrid, San Sebastián Gastronómika o el Simposio Internacional sobre Aceite de Oliva y Salud organizado por las universidades de Yale y Jaén.

Uno de los momentos más importantes del año fue la entrega de las placas identificativas a los inscritos en la IGP, celebrado en el mes de noviembre, que supuso el primer acto oficial organizado por la entidad, que «ha recibido una respuesta muy positiva por parte de todo el sector oleícola».

La IGP también ha acompañado a sus inscritos en eventos como la Fiesta de la Aceituna de Martos, las jornadas técnicas de Origen España celebradas en Sierra Mágina, la presentación de la segunda fase del proyecto Olivares Vivos en Madrid, el Premio de Cocina con AOVE Jaén, paraíso interior o la Cata Concurso Jaén Selección 2022, donde seis de las ocho cooperativas y almazaras seleccionadas están inscritas en la IGP Aceite de Jaén.

También han comenzado las jornadas de cata y maridaje con una actividad en la Escuela de Hostelería Santa María de Belén de Huelva, una línea de trabajo que, según Soto, «se va a potenciar de forma importante a lo largo de 2022».