Ha dejado de salir humo y ya no huele a plástico quemado. La combustión de las miles de toneladas de plástico que se vieron afectadas por el aparatoso incendio que se registró el pasado 28 octubre en el polígono industrial «Mirabueno», se ha prolongado durante casi dos meses, tiempo este en el que han tenido que actuar los Bomberos de Martos en repetidas ocasiones para evitar que el fuego se avivara bajo la tierra que se esparció sobre los restos del incendio.