Rafael Álvarez, El Brujo, ha vuelto a Torredonjimeno para ofrecer a los tosiriano lo mejor de sí mismo, dos noches en el Castillo con su espectáculo «Cómico», en el que no faltaron referencias a su paso por la localidad, a la que llegó siendo un niño y se marchó en su juventud para abrirse camino en el mundo de la interpretación.

Aunque nació en Lucena (Córdoba), El Brujo creció en Torredonjimeno, donde sigue conservando buenos amigos. de hecho siempre que actúa en la localidad cuelga el cartel de aforo completo.

El Castillo se llenó de público el jueves y viernes, con las limitaciones establecidas por la pandemia. Muchos tosirianos no quisieron perderse la oportunidad de reír a carcajadas, de disfrutar con la ocurrencias del actor y dramaturgo, que sin más «atrezzo» que una silla y un libro sobre ella, mantuvo la atención del público durante la hora y media que duró el espectáculo.

La obra «Cómico», que se estrenó hace una década y que Álvarez ha ido actualizando, es un homenaje a grandes humoristas como Gila, Cantinflas o Conchita Montes, artistas que supieron romper todas las reglas de la España de su momento.

Las dos funciones ofrecidas por El Brujo en el Castillo de Torredonjimeno, se encuentran enmarcadas en la variada programación ofrecida por la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Torredonjimeno para este mes de agosto.